El proyecto de innovación educativa PIIISA potencia la investigación científica con estudiantes de Secundaria

Concluye la octava edición de esta iniciativa en la que 54 centros de Secundaria y Bachillerato de toda la provincia han compartido experiencias reales con investigadores de la UGR y el CSIC.

Por octavo año consecutivo, el alumnado de los institutos granadinos ha podido acercarse a la práctica científica gracias al Proyecto de Iniciación a la Investigación e Innovación en Secundaria en Andalucía (PIIISA), una iniciativa que involucra a la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía, a la Universidad de Granada y al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y, que cuenta con la colaboración de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología- Ministerio de Economía, Industria y Competitividad.

Gracias a este programa, los estudiantes de Secundaria y Bachillerato tienen la oportunidad de participar en proyectos de gran alcance en centros de investigación de primer nivel, tales como las distintas Facultades y Escuelas Técnicas de la Universidad de Granada y los diferentes departamentos del CSIC, que han puesto todo su potencial técnico y personal al servicio de los jóvenes investigadores, permitiendo poner en marcha hasta 44 proyectos de investigación tutorizados por investigadores e investigadoras de los distintos centros, en los que han participado cerca de medio millar de estudiantes y 53 docentes de  institutos de la provincia.

Este miércoles se ha puesto fin a la octava edición de este proyecto en un congreso que ha servido para exponer los resultados obtenidos en los diferentes programas de investigación y que ha contado con la presencia del delegado territorial de Educación de la Junta de Andalucía en Granada, Germán González, el vicerrector de Extensión Universitaria, Víctor Medina, la decana de la Facultad de Ciencias, Carmen Carrión,  y el director del Instituto de Astrofísica de Andalucía, Antonio María Alberdi.

Todos ellos coincidieron en la importancia de despertar vocaciones investigadoras a partir del contacto directo de los jóvenes con la ciencia real, permitiendo al alumnado conocer de primera mano técnicas y equipamientos de los laboratorios y salas de trabajo, utilizando en muchos casos el inglés como idioma vehicular de la investigación, y las nuevas tecnologías como herramientas habituales. De esta manera, los estudiantes tienen la posibilidad de descubrir y potenciar sus capacidades y de mejorar sus competencias mediante el trabajo en equipo, la lectura y escritura de documentos científicos o la realización de ponencias orales para explicar el trabajo realizado.

En este curso, PIIISA mantiene un alto interés por parte del alumnado, alcanzando a más de un 60% de institutos públicos de la provincia, acercándose al 90% en el caso de la capital. A lo largo del congreso de este miércoles los estudiantes han podido mostrar los resultados de sus investigaciones en diferentes ramas del conocimiento con temáticas que van desde las ciencias experimentales a las humanidades.

Entre las primeras, los estudiantes han tenido acceso a investigaciones que abordan aspectos tan variados como la clasificación de estrellas y galaxias, luminosidad en las fuentes de astrofísica, genética y fármacos neuroprotectores, la sedimentación marina y el cambio climático, la paleoclimatología en cuevas y humedales, la nanomedicina en el tratamiento del cáncer, la potabilización del agua, la educación nutricional y la preparación de medicamentos, la química de proteínas, los sólidos arquimedianos o la utilización de drones e inteligencia artificial para documentación del patrimonio histórico.

No ha sido menor la variedad temática en el ámbito de las humanidades y las ciencias sociales, con proyectos que abordaron el turismo rural, las políticas agrarias, los primeros pobladores europeos en Orce, la influencia de la moda en la identidad cultural, la investigación social sobre desigualdades de género, la lengua árabe la moral tributaria, la neuropsicología o la educación musical performativa, proyecto que puso colofón al congreso final de esta octava edición con un concierto a cargo del alumnado participante.

Todo se ha hecho posible gracias a la implicación de cuatro de los centros del CSIC en Granada (el Instituto de Astrofísica de Andalucía, el Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra, el Instituto de Parasitología y Biomedicina “López-Neyra” y la Escuela de Estudios Árabes), y a numerosas facultades y centros asociados de la UGR, entre otros, las Facultades de Ciencias, Filosofía y Letras, Ciencias de la Educación, Farmacia, Ciencias Económicas y Empresariales, Trabajo Social, y Caminos, Canales y Puertos, así como el Instituto de Biopatología y Medicina Regenerativa (IBIMER), o la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de la Edificación.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies